Blog




El desayuno…
¡La comida más importante del día!

Antes de tomar desayuno, tu cuerpo lleva entre 6 y 10 horas durmiendo aproximadamente, por lo tanto, tienes un bajo nivel de glucosa que debes suplir. Si no le entregas a tu cuerpo los nutrientes y alimentos que requiere, el día se te hará más largo y cansador, pudiendo presentar síntomas como fatiga, mal humor, dolor de cabeza, apatía, entre otros. La comida más importante del día es el desayuno y empezarlo con energía permitirá que mental y físicamente estemos más preparados para realizar las actividades diarias.

En temas alimentarios, lo que más perjudica el rendimiento escolar, es saltarse el desayuno. Está comprobado que niños, adolescentes y universitarios que no toman desayuno tienen un rendimiento físico e intelectual inferior. Un desayuno saludable y equilibrado permitirá que una cantidad suficiente de glucosa llegue al cerebro y de esta forma los músculos tengan más energía, facilitando una mayor concentración, retención y mejor salud. Para estimular el crecimiento y desarrollo de los niños en la infancia, es primordial acostumbrarlos a esta rutina matinal creando el hábito de tomar desayuno diariamente.

¿En qué consiste un buen desayuno? Un desayuno óptimo debiera de aportarte 400 calorías como promedio y estar compuesto por:

·      Lácteos bajos en grasa, como leche o yogurt descremado o semidescremado.

·      Cereales, como pan de molde, pan de pita, pan de marraqueta, pan integral, galletas de agua o soda, avena o cereales integrales.

·      Alimentos proteínicos como huevo, quesillo, queso fresco o jamón de pavo.

·      Frutas.

Las personas que no toman desayuno tienen mayores probabilidades de tener sobrepeso u obesidad, ya que luego de someterse a un largo ayuno, el cuerpo recibe la primera comida acumulándola como reserva de energía y su apetito tenderá a ser mayor, por lo que necesitará saciarse en forma rápida. Por el contrario, si tu desayuno fue equilibrado y óptimo, el hambre disminuirá y podrás llevar una dieta más saludable durante el día.

Recuerda que el desayuno es parte de nuestros hábitos saludables. ¡No te olvides de realizarlo diariamente!




Colación y alimentación saludable 

Ya que estamos comenzando un nuevo año escolar, ya sea presencial o virtual, BIGU SNACKS quiere acompañarte en este proceso entregándote algunos consejos de alimentación saludable junto con resolver algunas dudas que muchas veces surgen, como, por ejemplo, ¿qué colaciones elegir para nosotros y nuestros hijos?, ¿importa si tienen o no sellos?, ¿cómo afecta la alimentación en nuestra salud a corto y largo plazo?

La colación es tremendamente importante y no debemos saltarla porque nos entrega energía por más de 4 horas entre períodos en que no se ha consumido alimento. Para los niños y adultos es esencial elegir una colación nutritiva en base a frutas y cereales que les permita mantenerse activos y con buen ánimo durante la jornada escolar o de trabajo, junto con calmar la ansiedad de un antojo “no saludable” y así mejorar el rendimiento académico o laboral.

La fruta es una excelente alternativa porque además de aportarnos vitaminas del grupo B y C, es rica en antioxidantes que ayudan a reducir los niveles de azúcar en nuestra sangre, y en sustancias fitoquímicas, compuestos protectores de nuestras células que son producidos por las plantas. Otra razón más de por qué elegir fruta como colación es que alimentos como las manzanas, frutillas, frambuesas, arándanos, ciruelas, kiwis y plátanos, además de aportar fibra, fortalecen el sistema inmunológico y así nosotros y nuestros hijos estaremos más preparados al llegar la temporada de resfríos.

Otra excelente opción para consumir como colación son los frutos secos como nueces, almendras y maní, que tienen ácidos grasos de muy alta calidad y lípidos saludables que proporcionan una buena dosis de energía. Las barras de cereal, por su parte, tienen gran cantidad de hidrato de carbono de buena calidad, proporcionando energía. Es importante elegir aquellas saludables, con bajo nivel de azúcar y grasas saturadas.

Para optar por colaciones balanceadas, es importante fijarnos en los “sellos” que tienen los alimentos que ingerimos porque estos nos dan una idea de si presentan altos niveles de azúcares, grasas saturadas, sodio o caloría, según los estándares establecidos por el Ministerio de Salud. Es recomendable consumir alimentos sin “sellos”, de buena calidad nutricional y si son naturales u orgánicos, aún mejor. Sin embargo, no solo debemos fijarnos en los “sellos” que tienen los alimentos, si no también en no ingerirlos en exceso.

Ocasionalmente se puede elegir una colación poco nutritiva para no restringir a los niños con una alimentación exclusivamente saludable y esto no tendrá mayor impacto. El problema está cuando uno transforma esta conducta en un hábito, ya que con el paso del tiempo se podría generar resistencia a la insulina, etapa previa a la diabetes tipo 2. Esto también podría influir en las grasas saturadas, creando una placa de ateroma acumulativa y no reversible en donde el niño en la adultez estaría más propenso a crear un evento cardiovascular. Lo ideal es no elegir aquellos alimentos con el sello “alto en sodio”, para prevenir que personas hipertensas tengan un mal manejo de esa enfermedad.




El gluten, ¿bueno o malo?

Cada vez se hace más y más común que personas no celiacas consuman alimentos sin gluten, por ende, los menús, dietas y alimentos “sin gluten” se han vuelto de moda, por ser considerados más saludables.
 
Pero, partamos por el principio, ¿qué es el gluten?
El gluten es una proteína vegetal que se encuentra en cereales como la cebada, el trigo y el centeno. Esta proteína no se encuentra solo naturalmente en alimentos compuestos por estos cereales como el pan, la pasta, entre otros, sino que se usa también en muchas salsas, golosinas, medicinas y a nivel industrial porque aporta al producto maleabilidad, elasticidad, esponjamiento y solidez.
 
La pregunta clave es si realmente el gluten nos hace mal o no.
El gluten no debiera perjudicarte si no tienes algún problema de intolerancia a este o si lo comes en bajas cantidades. El gran problema está cuando abusamos de su consumo o ingerimos productos integrales en exceso.
 
Según el cardiólogo estadounidense William Davis, «Dos rebanadas de pan integral aumentan más los niveles de azúcar en sangre que dos pasteles debido al alto índice glucémico del trigo que se cultiva hoy en día. De este modo, estamos desarrollando una peligrosa resistencia a la insulina y, por ende, la diabetes está adquiriendo características de pandemia».
 
La proporción del gluten en el trigo ha cambiado de un 5% a un 50% con la manipulación genética de los alimentos que se ha ido llevando a cabo desde los años 60. La gliadina y la glutenina, componentes principales del gluten, funcionan como anti-nutrientes inmunológicos, es decir, son potenciales causantes de enfermedades autoinmunes.

Algunos perjuicios de ingerir trigo habitualmente:

  • Asma.
  • Convulsiones.
  • Hipotiroidismo.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Permeabilidad intestinal.
  • Favorece las enfermedades del hígado.
  • Se relaciona con casos de autismo y esquizofrenia.

Algunos beneficios al dejar de comer trigo:

  • Reducción de niveles de azúcar en la sangre.
  • Casos de prediabéticos y diabéticos que han dejado de serlo.
  • Mejoría de diversas afecciones como: artritis, psoriasis, sinusitis crónica e irritación intestinal.




El azúcar, una dulce trampa para tu salud

Un tercio de la población mundial tiene sobrepeso u obesidad. Chile ocupa el 6to lugar en obesidad infantil en el mundo y 1ero en Latinoamérica. Estas altas cifras que van año a año en crecimiento no son casualidad. La mayoría de los alimentos y bebidas que consumimos contienen grandes cantidades de azúcar y no nos damos ni cuenta. Hoy en día el azúcar es un ingrediente básico en la mayoría de los alimentos procesados y el 80% de estos productos no existía hace 100 años. Para mejorar el sabor de los productos se está agregando cada vez más azúcar, disfrazada con otros nombres. El problema es que no somos capaces de percibir estas grandes cantidades porque estamos acostumbrados y somos adictos al sabor dulce. Inconscientemente, cada día llenamos nuestro organismo de cantidades excesivas de azúcar, perjudicando nuestra salud sin darnos cuenta.

La recomendación diaria es de 6 cucharaditas diarias y actualmente se consumen más de 22. Hoy en día se consume 10 veces más azúcar que cualquier otro aditivo alimentario, incluso que la sal.

El azúcar natural está presente de manera natural, como, por ejemplo: en frutas, leche pura o miel. La azúcar añadida es un agregado industrial, como, por ejemplo: fructosa, siropes o jarabes. La azúcar añadida en tu cuerpo se transforma en grasa y, además de obesidad y adicción, puede ocasionar diabetes, probable depresión, probable envejecimiento, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y caries.

Es importante que desde hoy mismo comiences a tomar acción para mejorar tus hábitos de alimentación:

1.     Compra alimentos sin azúcar y endúlzalos con frutas.

2.     Reduce poco a poco el azúcar que agregas a tu café, té, etc.

3.     Limita tus postres a solo una vez por semana.

4.     Prefiere siempre fruta.